AFANION. Niños con Cáncer.

Inicio Cáncer infantil ¿Qué es el cáncer infantil?

¿Qué es el cáncer infantil?

Pruebas Frecuentes

La fase de diagnóstico es de gran importancia para determinar cuál es el pronóstico y el tratamiento más adecuado para el niño. Lo habitual es que se comience con la realización de pruebas sencillas hasta llegar a un diagnóstico de sospecha. La confirmación del diagnóstico y el estudio de extensión pueden requerir pruebas más complejas. No en todos los casos se hacen todas y su número y tipo dependerá de la enfermedad o tumor que se sospeche.

Las más frecuentes son:

Pruebas de imagen

Nos informan de la zona o zonas del cuerpo donde está la enfermedad, es decir, de la extensión, de su tamaño, de si puede extirparse sin problemas, de cómo está respondiendo al tratamiento una vez iniciado. Destacan:

  • Radiografía simple:
  • Consiste en pasar un haz de rayos x a través de la zona del cuerpo a mirar. Es indolora, sólo hay que permanecer inmóvil en el momento que lo indiquen. Puede realizarse con contraste.

  • Tomografía Axial Computarizada (TAC o Scanner):
  • Técnica radiológica que se sirve de un ordenador para analizar las imágenes tomadas desde distintos ángulos. Proporciona imágenes en tres dimensiones. El paciente permanece tumbado, sin moverse, en un aparato que se introduce en un túnel. En ocasiones se administra un líquido, oral o por vía intravenosa.

  • Resonancia Magnética Funcional (RMN):
  • Proporciona imágenes en tres dimensiones, midiendo el cambio en ondas magnéticas mientras pasan a través del cuerpo.

  • Tomografía por Emisión de Positrones (PET):
  • Combinación de medicina nuclear y análisis bioquímico que mide la actividad metabólica de las células.

  • Ecografía:
  • Sirve para ver los órganos internos, no duele y se hace aplicando un gel que se extiende con una especie de mando por la zona a estudiar. Se utilizan ondas de sonidos de alta energía (ultrasonidos).

  • Medicina nuclear (Gammagrafía):
  • Con ella se obtienen imágenes de la forma y función de órganos como el hígado, cerebro, hueso y riñones. Para conseguirlo se introduce con una inyección material radiactivo, no dañino, y se coloca al paciente delante de un detector de radiación. No produce radiactividad.

Análisis clínicos

Análisis de sangre, de orina, de líquido cefalorraquídeo.

Biopsia

Consiste en extraer una muestra de las células afectadas para analizarla. Se hace con anestesia o con analgesia.

Punción lumbar

Introducción de una aguja en el conducto raquídeo para inyectar alguna sustancia en el líquido cefalorraquídeo, o para permitir la salida de éste por algún motivo. Para ello, el niño debe adoptar una postura especial que le indicarán.

Punción medular o aspiración de médula ósea

Procedimiento por el cual se extrae una muestra de médula ósea para determinar la existencia de células cancerosas. Para ello se introduce una aguja en el hueso de la cadera o en el esternón.

Endoscopia

Permite ver directamente el interior de un órgano o cavidad a través de un tubo con lámpara llamado endoscopio. Es infrecuente en los niños.